Detrás de la muerte.

Comparte

Historias increíbles: Sin descanso después de la Muerte Inés de Castro fue coronada Reina de Portugal en el año 1360

A lo largo de toda la fastuosa ceremonia se mantuvo inmutable Ni un músculo movió cuando la ansiada corona se posó sobre su cabeza Ni un gesto articuló mientras sus súbditos se arrodillaban a sus pies y le rendían los debidos respetos, besando sus frías manos Imperturbable presenció todo el acto de su coronación por el que había esperado tanto tiempo Inés de Castro fue coronada reina de Portugal

después de cinco años de estar muerta Inés era la hija de una familia gallega muy poderosa, la casa Castro Era tan bella, que la apodaban “Cuello de Garza”

El Principe Pedro I de Portugal se enamoro ciegamente de Inés y llevados por la pasión se casaron secretamente sin que el padre de Pedro, el rey Alfonso XI lo supiera Cuando Alfonso XI se entera decide eliminar físicamente a Inés para preservar el trono y designa a tres cortesanos para ejecutar la sentencia Pedro al enterarse del asesinato de su amada, explotó en cólera y se alzó contra su padre, provocando una guerra civil que duró varios años, hasta su coronación como rey, tras la muerte del rey Alfonso Tras vengar la muerte de Inés ajusticiando a sus ejecutores, proclamó su matrimonio con ella como válido, y ordenó desenterrar el cadáver de su esposa para poder así coronarla reina, como ella tanto merecía Y así fue como Inés, la reina póstuma, subió al trono después de muerta

Un cortejo de nobles fue desfilando, sumido en un respetuoso silencio, ante la macabra momia coronada de Inés, besando su mano muerta en señal de pleitesía a la nueva reina Como último tributo a su gran amor, el rey hizo esculpir una tumba de mármol blanco con imágenes de ángeles y de las Cenas de la vida de Jesús, la Resurrección y el Juicio final Hizo también colocar su futura tumba enfrente y no al lado de la de Inés como sería habitual Quería que, tras el Juicio Final, al despertar, lo primero que viera fuera el rostro de su amada Jeremy Bentham, fue un filósofo británico fundador de la Doctrina utilitarista

Murió en 1832, a los 84 años, después de escribir una extensa obra que fue publicada después de su muerte Bentham poseía una elevada autoestima y opinión sobre sí mismo, por lo que decidió que una vez falleciera su cuerpo quedara intacto en la posteridad, y así lo dejó tajantemente establecido en su testamento Exigía ser embalsamado y vestido con uno de sus trajes frecuentemente usado por él, sentado en una silla y que su figura presidiera las reuniones que se realizaran de carácter utilitarista Cada vez que se reúne el consejo de La Universidad Colegio de Londres, llevan de forma ceremoniosa a “Bentham” a dicha reunión, y en las actas de dicho consejo figura que “está presente pero no vota” Durante mucho tiempo, en vida, llevó en sus bolsillos un par de ojos de cristal que pensó podrían venir bien a su cabeza una vez muerto, sin embargo, su cabeza resultó gravemente dañada y tuvieron que optar por fabricar una cera, que es la que actualmente figura sobre su cuerpo

Fue sentado en una silla, dentro de una especie de armario de madera, cerrado con cristal en la parte delantera La cabeza original fue, por decisión del la universidad, colocada a los pies de la figura No obstante, fue robada en diferentes ocasiones por los estudiantes del King’s College de Londres, por lo que la dirección de la universidad decidió guardarla en un lugar seguro dentro del propio edificio La mano incorrupta de Santa Teresa de Jesús es un relicario del siglo XVII que se encuentra en la Iglesia de la Merced de la ciudad de Ronda, en la provincia de Málaga, España Se trata de una pieza de plata dorada con incrustaciones de piedras preciosas que contiene la mano de Santa Teresa de Jesús

Diez meses después de la muerte de la santa en octubre de 1582 se exhumaron sus restos Su cuerpo apareció incorrupto y en perfecto estado, por lo que un padre le cortó la mano y se la entregó a las monjas Carmelitas en forma de relicario En febrero de 1937, el futuro tirano Francisco Franco adquirió la mano de Santa Teresa después que había sido robada del Convento de las Carmelitas de Ronda El general no se separaba de tan ilustre reliquia y la llevaba consigo en todos sus viajes como amuleto contra la mala suerte Cuarenta años estuvo el talismán en manos del dictador

Franco se negó a entregarla a las monjas y ordenó la construcción en el Palacio del Pardo de un mueble oratorio en el cual introdujo la reliquia Las religiosas pidieron insistentemente la devolución de la reliquia,recibiendo una respuesta por escrito de parte de Franco, en la que usando sarcasmo y humor de mal gusto explicaba que Santa Teresa ponía “Su Mano” en las arduas tareas de la paz Tras la muerte de Franco, la mano de Santa Teresa fue devuelta, y actualmente se encuentra en el convento de la Merced de la ciudad de Ronda, Málaga Una de las curiosidades más interesantes de la Historia es el llamado “sínodo del Cadáver”, que tuvo como protagonista al Papa Formoso Formoso fue el Papa 111 de la Iglesia Católica entre los años 891 y 896 y su pontificado quedó marcado por un gran enfrentamiento con el emperador Guido de Spoleto, quien presionó al Pontífice para que coronara a su hijo, Lamberto de Spoleto

El mismo año de la muerte de Formoso se nombra Papa a Esteban VI, con el apoyo de Lamberto de Spoleto, el cual impulso la realización de un juicio al Papa fallecido, que no había apoyado a la familia Spoleto en sus reivindicaciones políticas De esta forma, Esteban VI mando a desenterrar a Formoso nueve meses después de su muerte, para someterlo a juicio En la Basílica Constantiniana, en el año 896, se realizó el juicio que pasó a la historia como “Sínodo del Terror” o “Sínodo del cadáver”, en el que se procedió a revestir el cadáver de Formoso de los ornamentos papales y se le sentó en un trono para que escuchara las acusaciones La principal de las cuales fue que siendo obispo de la diócesis de Porto, la había abandonado para ocupar como papa la diócesis de Roma Encontrado culpable, se declaró inválida su elección como papa y se anularon todas los actos y ordenaciones de su papado

Se despojó el cadáver de sus vestiduras, se le arrancaron de la mano los tres dedos con que impartía las bendiciones papales y su cuerpo fue enterrado en un lugar desconocido para todo el mundo, el cual fue recuperado bajo el Papado de Teodoro II, quien rehabilitó a Formoso Por su parte, el papa Juan IX, promulgó que todo juicio contra persona muerta estaría totalmente prohibida, pero poco duró pues al asumir Sergio III en el año 904, anuló estas normas y realizó un nuevo juicio contra Formoso, hallándolo nuevamente culpable y arrojando sus restos al río Tíber


Comparte